Experiencia lectora

¿Qué es para mí la lectura?

¿Qué significa en mi vida, leer? ¿Cómo me convertí en la lectora que soy?

Con estas preguntas, empiezo hoy este post. Esta entrada que creo necesaria para que me conozcas más y sepas el porqué de “Book Experiences” y del camino recorrido.

No sabría decir con qué edad empecé a leer de verdad, pero sí que puedo recordar el día que me marcó un antes y un después como lectora.

En aquel entonces, mi proveedor de libros oficial, era la biblio del cole. Normalmente la visitaba a diario, y a veces me cogía algún libro.

En una ocasión, para navidades, me llevé un libro que hablaba de la desaparición de una chica adolescente y de la investigación para encontrarla. Se dio además la situación, que me vi unos días con un sillón en mi ¡micro habitación! (sino, no cabía el belén que montábamos cada año, ja ja ja ja). Así que: tiempo libre (vacaciones navideñas) + silloncito +  calefactor= recuerdos increíbles de ratos de lectura.  Una verdadera experiencia lectora, disfruté del proceso y lo viví, viví la historia que leía al 100%.

Si te digo la verdad, y aunque sea contradictorio, al ser un libro de la biblio, cuando tocó, lo devolví y no recuerdo el título exacto, ni autor ni nada. Diría que era de la editorial “Alfaguara”. Por aquella época, me gustaban mucho. Tenían títulos que no eran tan infantiles, sobre temas que me apetecían más.

Como condicionantes…. Supongo que ver a mi madre, a mi tía, a mi prima, siempre leyendo, prestándose libros y comentándolos, me animó mucho también, sentía mucha curiosidad. Es decir, mi entorno, mis referentes femeninos, ¡me inspiraban a leer!

Luego, vinieron otros libros, otros temas, años de no leer y años de ser una rata de biblioteca. Si disfrutas leyendo, seguro que me entiendes, que se pasan fases, y hay épocas de todo.

Según el momento vital, lees más o menos, unas cosas o otras.

Una situación que siempre me ha fastidiado muy mucho, son las lecturas obligatorias del cole o del instituto. Con lo que me gustaba leer, esto era ¡todo un castigo!

Yo, me quejaba siempre, ja j aja ja

El Quijote (por poner un ejemplo) lo leí a trozos, ya que eran obligatorios unos fragmentos. Y desde entonces, nunca lo he querido leer, por lo agobiante que me resultó su lectura en aquel momento. (Una lástima, por cierto).

Puede parecerte que me estoy yendo del tema, pero no, lo que quiero decirte con esto, es lo importantes que son nuestros referentes, nuestro acceso a la lectura, y sobretodo, tener libertad lectora…. Para a la edad adulta ser un gran lector/a.

En cualquier caso, al final, ¿Cómo enlazo yo todo esto y mi proyecto Book Experiences?

Este proyecto, estas cajitas, serian el fruto de mi amor por la lectura, y mi ilusión de compartirlo. (Sé que suena muy cursi, pero que quieres que te diga, así lo siento 😉 )

Venga va,…. En serio te lo digo, la lectura para mi ha sido siempre una válvula de escape inmensa. Y me sigue acompañando en momentos relajados y felices, pero también en los más complicados, en los que solo quiero escapar (aunque solo pueda ser volando con mi mente).

Parece, que la capacidad de concentración en el libro, crean en mi una sensación de serenidad, de calma, de relax.

Y te puedo decir, que, aunque me encanta ver series, para nada el efecto que surten en mi, es el mismo. Para nada. Con la serie a veces, soy capaz de estar haciendo otras cosas, me distraigo mucho, voy mirando el móvil….  Con la lectura, no me pasa, la concentración es real y total (no siempre, es verdad, pero si casi siempre), y la evasión, la desconexión del “ruido” mucho más profunda.

Con estas reflexiones, te voy a ir dejando…. Pero antes, me encantaría pedirte por aquí, que es para ti la lectura. Que significa en tu vida, que te aporta…

Si has llegado hasta aquí, ¡gracias! Gracias por leerme y acompañarme este ratito. Me encantará leerte y saber tus opiniones e impresiones.

Un beso

Anna